martes, 16 de febrero de 2016

LA CALMA ...



Encontrar, seguir, buscar la calma.

Esa calma perdida y anhelada en cada momento de nuestra vida.

La que nos hace un día mas auténtico, la que nos devuelve la belleza de las cosas y nos deja saborear la vida tal y como es.

Desde la calma, nuestra mente se relaja, la creatividad vuelve y nuestro corazón late.

Nuestro rostro se vuelve bello, las cosas simples recobran la belleza y las situaciones diarias se convierten en pequeños placeres.

La calma, nuestra calma perdida que tenemos que conseguir con cada paso en el día a día.

Te invito a hacer cada tarea de una manera pausada, poniendo atención a todo, permaneciendo en silencio, sin juzgar.

Sonriendo al cielo, al sol que nos saluda y agradeciendo nuestra vida.

Para y tómate tu tiempo, aparta tus manías y decídete por un nuevo rumbo "sin prisa, pero sin pausa".

Al tomar calma, todo se vuelve grandioso y avanzamos mucho mas de lo que pensamos.

Acaricia cada objeto, sonríe en cada acción y no desesperes. Ponle freno a tus prisas, angustias y necesidades.

Observa el ritmo de la naturaleza, pausado pero seguro.

El día se va terminando y así nuestra acciones deben de ir.

Con cariño y amor, como fuimos creados. Sin prisas y con la sonrisa de un niño.

domingo, 14 de febrero de 2016

TE ADORO...


Adoro la calle en que nos vimos, la noche en que nos conocimos.

Adoro las cosas que me dijiste, nuestros ratos felices los adoro vida mía.

Extraño tus ojos azules, la suavidad de tus labios y tu sonrisa pícara.

Adoro tu amor por la vida, nuestros paseos por Madrid y la pasión en cada abrazo.

Me rescataste, me diste la vida y sentí lo que realmente es vivir.

Gracias por ese tiempo maravilloso, por hacer vibrar mi corazón.

Pero te fuiste y todo acabó. Una parte de mí, murió y ya no volvió a ser lo mismo.

Ahora, que será de tí...
Yo sigo luchando por conseguir esa sensación de mirar al cielo y "dar gracias por estar aquí".

A pesar de la distancia y el tiempo, algunas noches no puedo remediar en acordarme de tu magia.

 

LA ACEPTACION


Aceptar nuestro camino, nuestro destino.
Saber que no todo lo que queremos llegará, que no todo lo que deseamos será vivido, que habrá rolles que no desempeñaremos.

Aceptar que no somos iguales y que cada uno tendrá que vivir una vida con sus peculiaridades, quiera o quiera.

No todos estamos llamados a lo mismo, no todos viviremos un gran amor, un matrimonio, unos hijos ...

Es posible que nunca tengamos unos buenos amigos, una vivienda o un buen trabajo.

Seguramente, nuestra vida no será tan idílica como nos la contaron, tan llena de pasión como debería.

Pero tenemos que aceptarlo y jugar esta partida con las cartas que tenemos, sabiendo que no todo será como queramos y que tenemos que seguir viviendo. Apreciando la vida que tenemos con todo lo que no nos gusta, pero disfrutando de los momentos buenos.  

 

lunes, 8 de febrero de 2016



DEPRESION

- Realidad distorsionada.
- Apatía.
- Culpabilidad.
- Cansancio.
- Pereza.
- Problemas con la comida.
- Tristeza.
- Nostalgia.
- Hundimiento.
- Defensas bajas.

ACCIONES

- Ir al médico.
- Analizar la situación.
- Informar a los demás.
- Arreglarse.
- Arreglar la casa.
- Salir a la calle.
- Ejercicio.
- Hacer algo útil.
- Una actividad en grupo.
- Vigilar la comida.
- Actividad de ocio.
- Ropa nueva.
- Meditar, relajarse o rezar.
- Apuntar lo que se hace en el día.
- Agradecer.
- Tener unas rutinas.
- No tomar decisiones importantes.