sábado, 19 de noviembre de 2016

EL MEJOR EJEMPLO


Como nos puede preocupar dar un buen ejemplo o quizás el mejor ejemplo.

Vivimos preocupados por nuestra imagen, nuestras obras y el concepto que tienen los demás de nosotros.

Soñamos muchas veces con el prototipo de persona que queremos ser y admiramos a muchos personajes con los cuáles nos gustaría pasar unos meses en sus casas y aprender la esencia de su éxito.

Nos decepcionamos mucho, cuando no se cumple el objetivo de conseguir que los que nos rodean hagan "lo correcto".

Nos gustaría que nuestros padres viajaran más, se cuidaran un poquito y que salieran mucho más con sus amigos.

Nos agrada ver a nuestros hermanos de buen humor y admirar "que figura más estupenda le ha quedado a mi hermana después del embarazo".

Que nuestros abuelos fueran más espléndidos y menos cascarrabias.

Posiblemente que nuestros vecinos, amigos y demás, se comportarán mas adecuadamente según las circunstancias y nos invitaran  a sus casas.

Que nuestros hijos sean buenas personas, más obedientes, más estudiosos y agradecidos.

Si, tenemos muchas metas para los demás y nos olvidamos de todo lo que podemos hacer nosotros mismo.

No me refiero a la ayuda externa que siempre brindamos incondicionalmente, sino a las acciones que llevamos en nuestra vida.

Ser nuestros propios jueces y empezar a trabajar nuevos hábitos que inviten a ese cambio que anhelamos en los demás.



Hace algún tiempo, escuché como los Amish educan a sus hijos.

La idea me encantó y reconozco que comparto muchas de sus costumbres.

Dicen que para que un niño aprenda a trabajar, estudiar, hacer la labores de la casa o cuidar a sus hermanos. Simplemente, se los llevan a sus que haceres y les piden que les observen.

Nada más, solo que observen y aprendan.
Sin órdenes, sin palabras, únicamente con el ejemplo.

De esta manera aprende para siempre y sin necesidad de luchar para que aprendan esa actividad.

Totalmente de acuerdo, con el ejemplo lo hacemos todo.

Queremos muchas cosas para los demás, muchos cambios y muchas exigencias. Pero nos olvidamos de mirarnos en el espejo y ver que realmente estoy yo reflejando.

- "Me gustaría que perdieras peso e hicieras deporte", pero yo sigo con mis 10 kilos de más y no soy capaz de andar media hora al día.

- "Me gustaría que estudiases", pero yo apenas cojo un libro y no muestro mucho interés por los temas culturales.

- "Me gustaría que saliese más", pero yo no tengo amigos y a penas me relaciono.

- "Me gustaría que no pusieras los pies en la mesa", pero yo lo hago cuando tu no estás.

Muchos me gustaría y pocos ejemplos de mi cambio.

La actitud, lo es todo y lo hábitos se van cambiado poco a poco. Con trabajo y dedicación.

No podemos esperar que los demás nos devuelvan algo que nosotros no podemos ofrecer.

Desconocemos si nuestro entorno cambiará o si nos harán caso, pero no solo nuestras palabras pueden hacer esa fuerza ya que el ejemplo lo dice todo.



Construye tu nuevo YO, define muy bien lo que quieres ser y trabaja para conseguirlo.

Muéstralo a los demás y no digas nada, solo muestra el ejemplo.

Es muy probable que los demás cambian también contigo y que se unan a ti.

En caso contrario, siempre nos quedará la conciencia tranquila de saber que hicimos lo mejor con nuestro ejemplo.

"la obras se quedan, las gentes se van".
 

miércoles, 9 de noviembre de 2016

LA GLOBALIZACIÓN, NO MOLA ....


La pasada noche, me quedé hasta las tres de la madrugada viendo las noticias.

Ya sabéis, mezcla de problemas y mi mal dormir. Entonces decidí ver que es lo que pasa con la elecciones en USA y esperar a que Morfeo viniera a buscarme.

Tanta información en tiempo real, era casi mágico y con tantos expertos ....

Uno se piensa que puede aprender muchas cosas, con gente tan cualificada haciendo sus quiniela según "unas encuestas" previas a las elecciones.

Me recordaba por un momento a Eurovisión, haciendo las cuentas de la lechera:

- ¡ Seguro que Grecia nos da 12 puntos por la reina !, 
¡ ah y Portugal, también caerán 11 que somos vecinos!, 
¡ pues Alemania nos dará 10, que a los españoles nos tiene mucho aprecio ! 

- ¡ Si si si si, si al final quedaremos en los 10 primeros puestos !
¡ La estadística NO FALLA !

Luego, en la sobremesa del programa llegaban las caras largas y afrontar ese puesto 22 que nos habían asignado.

¿Cómo era posible? ¿la estadística nunca había sido así?

Pues ayer, paso algo muy parecido.

Los expertos no paraban de asegurar la victoria de Clinton, a pesar que el mapa ya estaba mas rojo que la tomatina.

Cuando me acosté, Trump tenía 46 votos y Clinton 6.
Yo como pitonisa Lola, las cuentas no me cuadraban pero los expertos estaban seguros que según la historia, tales estados siempre han votado a ese partido.

Esta mañana, las caras eran de chirigota.

¡Ay señor!

Las sorpresas que nos da la vida y lo mucho que nos cuesta afrontar la realidad.

Yo de experta nula, pero sinceramente los resultados que se iban ofreciendo, daban miedo y ellos tirándose por el precipicio de la ceguera.

Amig@s, en mi opinión el mundo está cambiado.
Es posible que a peor, pero cambiando.
Todo sigue su curso en la historia y nada es por casualidad.

La intención de voto es una y el voto real otro. Por eso creo que tanta estadística nos ciega en vez de esperar el resultado.

Creo que la globalización, ha tocado fin.

Ya no mola vivir en cuchipandi y como vemos en varias políticas y países, cada quien ya quiere vivir en su casa y reunirnos solo en Navidad.

Donde antes había 2 partidos, ahora hay 4.
Donde antes había alianzas, ahora hay separaciones.

Todo el trabajo realizado para unirnos se desmorona, porque así es el ser humano.